Clientes

“Lugar divino, para desconectar de la cruda realidad, instalaciones ideales, limpísimo todo, no le falta un perejil, detalles en absolutamente todo. La cama, queen size!!!, el colchón comodísimo, la casa ideal, preciosa en todos sus detalles, la cocina muy equipada, con lavavajillas y lavadora. El trato con los dueños, noches y noches de charlas a cuál más divertida a la par de intersante, buenos debates, el trato inmejorable. Para ir tanto con niños, que se lo pasan como enanos, como para ir en pareja a descansar, a meditar, como retiro espiritual…vuelvo seguro!”

Eva Maria, Julio 2017, en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *